lunes, febrero 15, 2010

Cara B de Nueva York

Os dejo este articulo que he encontrado del Nueva York mas diferente . Feliz Lunes.

La primera montaña rusa, la cuna del punk y los perritos calientes, las calles de Auster y Scorsese y el ascensor donde escondieron el cadáver. Recorrido alternativo a los grandes tópicos en la gran ciudad

El País : JORDI PASTOR - 17/03/2009

Nueva York no es posible en diez propuestas. La cultura occidental, en cualquiera de sus dimensiones, e incluso las no occidentales, confluyen aquí. Es la ciudad más conocida del planeta, la capital del mundo. Conscientes de ello, y sin olvidar lo más clásico (no por ello menos obligado), EL VIAJERO propone una selección de pistas para callejear y descubrir recovecos insólitos de una ciudad que, posiblemente, precisaría de una vida entera para ser descubierta al cien por cien.
Iconos en peligro de extinción, la cuna del verdadero punk, un musical de serie B, tiendas para visitar (más que comprar), arte sin aglomeraciones, antros, olvidados escenarios de cine...y hasta el ascensor donde escondieron el cadáver. Todo, absolutamente todo, cabe en esta ciudad, y hay que descubrirlo. Desde lo más obvio a lo más sorprendente...
1. Clásicos básicos
Antes de adentrarnos en rincones menos transitados, hay referentes tan conocidos como imprescindibles en la ciudad de los rascacielos. Aunque esta propuesta pase a la carrera por todos ellos, a nadie se le escapa que la mejor vista de Manhattan está en el piso 80 del Empire State Building, hay que descalzarse en el verde Central Park, sobre todo tras un día en el Museo Metropolitan o el MOMA, bucear por Chinatown y Little Italy, cruzar el East River por el Puente de Brooklyn, pasear Brooklyn Heighs...
La lista es inacabable y todavía no hemos mencionado Battery Park y Wall Street, la luces de Times Square, la emblemática ONU, Liberty Island, el Rockefeller Center, una sesión de Gospel en Harlem un domingo por la mañana ...
2. Menos transitado
Para quienes visiten la Gran Manzana por segunda o tercera vez, o para aquellos que pasen de convencionalismos, se puede empezar en Nueva York por un musical. Eso sí, en Off Off Broadway y ¡que sea Rocky Horror Picture Show! Una obra de culto que mezcla cine, teatro y la entregada participación del público, así que hay que acudir concienciado y con ganas de pasarlo bien.
Al margen también del clasicismo en cuanto a exposiciones, el Museo de la Ciudad de Nueva York realiza un interesante recorrido por el pasado lejano y reciente de la urbe, y echa un vistazo a su presente y futuro (medioambientalmente comprometido) de la urbe y sus habitantes. Y ya que hablamos de pasado histórico, ¿por qué no plantarse bajo el mítico chaflán del edificio Flatiron? Está en la intersección de la Quinta Avenida con la calle Broadway y fue el primer rascacielos de Manhattan.
3. Coney Island, ahora o nunca
Decadente, mítico, hermoso y en peligro de extinción. La primera montaña rusa de los Estados Unidos podría desaparecer, bajo la amenaza de intereses especulativos. El emblemático parque de atracciones de Coney Island lucha por sobrevivir. Quien haya leído y disfrutado de Llámame Brooklyn de Eduardo Lago, novela ganadora del Premio Nadal 2006, debería visitarlo.
¿Más razones? Bienvenidos al paraíso del frikismo: Coney Island Circus show (museo freak), Mermade Parade (una suerte de festival del orgullo friki) o Nathan's, inventores del perrito caliente. Si te gustó La leyenda del indomable, nada más freak que emular a Paul Newman en el anual Hot Dog Eating Contest.
4. Los chicos del barrio
Nueva York no se entiende sin sus barrios, algunos hoy transformados en distritos. Hay lugares históricos y fascinantes en todos ellos, como por ejemplo, la mansión Morris-Jumel (W 168 St.), al norte de Harlem, la casa más antigua de Manhattan. No regresar sin recorrer el corazón de Hamilton Heights (150 St.) para apreciar el resto de mansiones que adornaban la zona.
Sorpresa: el verdadero Chinatown está en Queens. Flushing es más pequeño que el que rodea a Canal Street, pero quizá por ello mucho más auténtico. La inmersión oriental es total, y nada turística.
Hacia el sur, sin cruzar el East River, comienza la búsqueda de Paul Auster. En Park Slope, ya en terreno Brooklyn, vive el escritor más famoso de la ciudad, junto a una recomendable y relajante zona verde, Prospect Park. Hay quienes buscan, cuales peregrinos literarios, el lugar exacto, el núcleo de su particular y neoyorquino universo. Para redondear este "tour de force", nada mejor que pasear por Williamsburg, actual epicentro bohemio, y disfrutar de su relajado ambiente nocturno.
5. La cuna del punk
Desaparecido el CBGB, aún hay locales donde recibir un buen zarpazo de lo que fue el verdadero punk antes de que Malcolm McLaren (inventor y agente de Sex Pistols) lo convirtiera en un producto de marketing al otro lado del Atlántico. El Mars Bar, por ejemplo, un antro digno de ser visitado. Muy cerca, en el East Village, podemos deleitarnos con uno de los mejores grafitis de Nueva York, dedicado a Joe Strummer, en la fachada del Niagara Bar.
Más madera para mitómanos del rock: Saint Mark's Place. ¿Por qué? Por Manic Panic, desde 1977 la primera tienda del país con moda punk-rock, además de una línea propia de maquillaje y tintes para el pelo. Bowey, Debbie Harry o Joey Ramone desfilaron por aquí. ¿Recuerdan la cubierta del Physical Graffiti de Led Zeppelin? Es la fachada de los números 96 y 98 de Saint Mark's Place. Justo enfrente, los Stones grabaron el vídeoclip de Waiting on a friend. Y sí, la conocida foto de Madonna, cuando no era Madonna, fue realizada por Amy Arbus con Saint Mark's Place de fondo.
6. Calles de Sergio Leone
En una ciudad repleta de gánsteres, tanto de alto copete (The Godfather) como de clase media (Goodfellas) algunos quedaron casi olvidados. Pero bajo el metal del puente de Manhattan, al otro lado del East River, hay que pisotear con paladar cinéfilo los adoquines que el magnífico director italiano (para algunos el que sacó lo mejor del Eastwood actor) introdujo en la historia del cine mundial gracias a C'era una volta in America. Imperdonable no hacerlo.
7. Ferry a Staten Island
Las grandes panorámicas de Manhattan pertenecen al Empire State, pero merece la pena buscar sugerentes alternativas. El ferry que comunica la isla con Staten Island es una de ellas, y permite, desde el agua, disfrutar del momento en que la noche engulle a la Gran Manzana. Es barato y sencillo. El barco funciona las 24 horas del día y es gratuito. Sólo es necesario calcular con pericia el mejor horario para que el ocaso nos pille navegando de regreso a Battery Park. ¡Afinad y suerte!
8. Arte sin prisas
Lejos de la estresante carga expositiva del Metropolitan o el MOMA, la Frick Gallery ofrece una interesante colección privada con algunas joyas pictóricas (Goya, Velázquez, Rembrandt) en un ambiente sumamente tranquilo. De hecho, no se admite la entrada de niños menores de 10 años, y hasta los 16 deben ir acompañados de un adulto. Quienes hayan leído El Jinete Polaco de Muñoz Molina, se llevarán una sorpresa.
Con nombre de videoconsola, el P.S.1 propone arte contemporáneo al margen del MOMA. Anexo del gigantesco museo (acogió sus principales obras cuando éste cerró por reformas), esta institución ubicada en Queens abre un espacio a las nuevas ideas y corrientes del arte de nuestros días. Los sábados por la tarde la protagonista es la música electrónica, con sesiones diurnas en el jardín por apenas 10 dólares.
El grafiti también es arte en Nueva York. Basta con acercarse al 5Pointz building para comprobarlo. Fachadas, interior y alrededores están literalmente tomados por la expresión más urbana del arte, además de servir de sede para los gurús locales de la composición a base de espray.
9. Comer y comprar
El consumo también es arte en esta ciudad. En esta ruta proponemos visitar un soterrado templo del vinilo en Greenwich Village, Subterranean Records; un auténtico supermercado judío de productos fotográficos, B & H, la peculiar librería Strand y sus gangas literarias (en Broadway), el tradicional mercadillo de Houston Street, en el Soho, y dos tiendas absolutamente cools, Balenciaga y Comme des Garçons, en las que mirar más que comprar.
Cuando nuestro organismo ruja de hambre, dos buenas ideas para saciarlo con estilo. El Café Gitane, pequeño e íntimo en Nolita (norte de Little Italy). Además, por el mismo precio, estaréis en la calle donde se crió Martin Scorsese. Para comer con palillos, Rice en Dumbo, una de las cuatro franquicias de esta cadena típicamente neoyorquina.
10. Aquí escondieron el cadáver...
Bienvenidos al Hotel 17, a dos pasos de Union Square. Woody Allen rodó entre sus muros Misterioso asesinato en Manhatan, con hilarante hallazgo de un cuerpo inerte en un ascensor incluida. Ubicado en la tranquilidad de Gramercy , ofrece limpieza y buena comunicación a precios asequibles.
Hay más hoteles con estrella en New York. El Chelsea Hotel, por supuesto, con su negra leyenda a cuestas, todas sus leyendas del rock y que tan gráficamente inmortalizó Leonard Cohen. On Rivington, cuyo hall muta en animada sala lounge por la noche, o el también conocido Mercer Hotel, en el Soho, que presume de uno de los restaurante más 'cools' de la ciudad: The kitchen. Quizá compartas salón con alguna estrella...

Guía práctica

Visitas
- Museo de la Ciudad de Nueva York (1220, 5th Avenue). www.mcny.org
- Coney Island. No hay que perderse el Coney Island Circus show.
- The Frick Collection (1 East 70th Street). www.frick.org
- P.S.1 (22-25 Jackson Ave, Long Island City, Queens). ps1.org
- 5Pointz building (Jackson Ave. & Davis Street, Long Island). www.5ptz.com
Lecturas
- Llámame Brooklyn. Eduardo Lago. Destino.
- Por favor, mátame. La historia oral del punk. Legs McNeil y Gillian McCain. Discos crudos.
Comer
- Nathans (1310 Surf Ave, Brooklyn), en Coney Island. Peregrinaje obligados para fans del hot dog. www.nathansfamous.com
- Café Gitane (242 Mott St.). Intimidad y comida mediterránea en Nolita.
- Rice Restaurant (81 Washington St, Brooklyn). www.riceny.com. Cadena neoyorquina de cocina oriental para 'palilleros'.
Dormir
- Hotel 17 (225 E. 17th St). www.hotel17ny.com
- Chelsea Hotel (222 W 23rd St). www.hotelchelsea.com
- On Rivington (107 Rivington St). www.hotelonrivington.com
- Mercer Hotel (147 Mercer St). www.mercerhotel.com

2 comentarios:

makavelik dijo...

Estos lugares en parte descartados en la primera visita a la ciudad me encantan. Me estoy haciendo una listilla con lugares asi para cuando surja el volver... Me gusta.

Un saludo!

Iacobum dijo...

La verdad es que el articulo me encantó. Otra excusa mas para volver no??

Saludo Victor, me gustó mucho tu video desfilando como un soldado inglés jajajaa.